The Epoch Times

DARIEN GAP, Panamá—Miles de migrantes llegaron a Panamá a través de la peligrosa selva del Tapón del Darién la semana pasada, muchos temiendo que la ruta se obstrucción, frustrando así sus esperanzas de demorar a Estados Unidos.

La afluencia de migrantes que intentan cruzar ilegalmente la frontera suroeste de Estados Unidos se produce mientras el nuevo presidente de Panamá, Raúl Mulino, toma medidas para detener el flujo a través del Tapón del Darién.

El 1 de julio, el mismo día que asumió el cargo, el Sr. Mulino llegó a un acuerdo con Estados Unidos para abonar los vuelos de repatriación de los migrantes que ingresaban a Panamá en camino a Estados Unidos.

Los migrantes expresaron desesperación y a veces frustración en presencia de la idea de que Panamá cerraría el peligroso paso desde Colombia.

En febrero, The Epoch Times visitó los cuatro campamentos de migrantes ubicados en Panamá, donde los migrantes que acababan de salir del Tapón del Darién describieron pandillas sin ley, cuyos miembros robaban, violaban y asesinaban a lo derrochador de la ruta.

Varios migrantes entrevistados in situ la semana pasada dijeron que Panamá debería comenzar a aceptar a los migrantes que llegan al país en avión o crear otra vía para suministrar su alucinación a Estados Unidos.

La semana pasada llegaron a los campamentos un promedio de al menos 1.000 migrantes por día.

El tráfico se redujo a aproximadamente la parte el 5 de julio cuando SENAFRONT, la patrulla fronteriza franquista de Panamá, comenzó a cerrar los caminos de la selva utilizando alambre de concertina, además conocido como alambre de púas.

Las grabaciones de video publicadas en las redes sociales por un periodista independiente de Epoch Times sobre el separación del Tapón del Darién provocaron una avalancha de preguntas y solicitudes de ayuda en gachupin.

Un beneficiario de redes sociales que dijo tener cuatro hijos preguntó cuándo se cerraría la ruta porque quiere cruzar a fines de julio, pero aún no tiene el metálico.

Los usuarios publicaron peticiones de ayuda para guiarlos a través del Tapón del Darién o en torno a México.

Algunos expresaron su incredulidad en presencia de el obstrucción del paso en torno a el septentrión, mientras que otros maldijeron la nota.

De los migrantes que salieron del Tapón del Darién durante un período de cuatro días la semana pasada, al menos 700 eran ciudadanos chinos que llegaron al campamento Canaán Membrillo en Panamá.

Los inmigrantes chinos más pudientes utilizan la ruta de Carreto para demorar a Canaán Membrillo.

La ruta de Carreto es utilizada por las organizaciones de contrabando para trasladar migrantes a zona panameño por mar antaño de atracar y tomar a pie un sendero más corto por la soto.

Varios migrantes que hablaron con The Epoch Times dijeron que están haciendo su alucinación a Estados Unidos ahora porque temen que el mandato del presidente Joe Biden esté terminando.

“Él se va, entonces yo voy”, dijo un migrante chino.

Muchos dijeron que votarían por el presidente Biden si tuvieran la oportunidad. Algunos inmigrantes creían que podían sufragar en Estados Unidos porque sus amigos o familiares se lo habían dicho.

Dos inmigrantes chinos que hablaron en presencia de la cámara pero no quisieron ser identificados, maldijeron al líder chino Xi Jinping y al Partido Comunista Chino.

La pareja indicó que querían ir a Estados Unidos por la albedrío que gozan sus ciudadanos y afirmaron que en China no hay derechos humanos.

Uno de los inmigrantes chinos dijo que votaría por el expresidente Donald Trump si pudiera “porque Trump es más duro” con el régimen chino.

Dijo que cree que algunos ciudadanos chinos que cruzan a Estados Unidos son espías de Pekín.

En el campamento de migrantes de Bajo Chiquito, en Panamá, un ciudadano indio que dijo llamarse Monish dijo que le preocupa ser deportado si el expresidente Trump es reelegido.

Monish cree que es justo entrar a Estados Unidos porque sus amigos que ya lo han hecho le dijeron que la Constitución estadounidense dice que “ningún ser humano es ilegal”.

“Joe Biden es una muy buena persona. Es muy servicial con los inmigrantes”, dijo Monish.

Panamá comenzó a colocar alambre de púas interiormente de la densa selva, cortando algunas rutas utilizadas por los traficantes de personas.

El Secretario de Seguridad Doméstico, Alejandro Mayorkas, quien asistió a la toma de posesión de Mulino, firmó un memorando de entendimiento para cumplimentar auxilio a Panamá para los vuelos de repatriación de migrantes ilegales fuera del país.

“Mientras Estados Unidos continúa asegurando nuestras fronteras y expulsando a personas que no tienen una colchoneta justo para permanecer en el país, estamos agradecidos por nuestra asociación con Panamá para ejecutar los niveles históricos de migración en todo el hemisferio occidental”, dijo Mayorkas en una revelación sobre el acuerdo.

El acuerdo está “diseñado para aminorar conjuntamente el número de migrantes que son cruelmente contrabandeados a través del Darién, generalmente en ruta a Estados Unidos”, según una revelación de la portavoz del Consejo de Seguridad Doméstico, Adrienne Watson.

Remitir a los migrantes de regreso a casa “ayudará a disuadir la migración irregular en la región y en nuestra frontera sur y detendrá el beneficio de las redes malignas de tráfico que se aprovechan de los migrantes vulnerables”, dijo.

Estados Unidos acordó suministrar a Panamá equipo, transporte y provisión para despachar de regreso a sus países a los migrantes que ingresan ilegalmente a Panamá.

Panamá ha reportado cifras récord de cruces a lo derrochador del sendero selvático del Darién en los últimos abriles, incluidos más de 520.000 solo en 2023.

Mulino, ex ministro de seguridad y nuevo presidente del país, de 65 abriles, prometió cerrar la ruta migratoria controlada por organizaciones criminales.

“No voy a permitir que Panamá sea un camino libre para miles de personas que ingresan ilegalmente a nuestro país, apoyadas por un organismo internacional relacionado con el narcotráfico y la manejo de personas”, dijo durante su discurso de toma de posesión.

Sin retención, Panamá no recibirá ayuda de su vecino Colombia.

La Defensoría del Pueblo de Colombia emitió un comunicado advirtiendo a Panamá de no violar los “derechos de movilidad” de los migrantes.

El aviso de Colombia advirtió a su vecino que no viole el derecho internacional, que prohíbe a los países devolver a los solicitantes de inclusa a lugares donde puedan enemistar peligro.

Las organizaciones no gubernamentales (ONG), muchas de las cuales han recibido millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses, establecidas en Panamá ayudan a los migrantes con alimentos, refugio, auxilio médica y mapas en los campamentos de migrantes.

Una ONG, Human Rights Watch, puso en duda la capacidad de Panamá para cerrar completamente el Tapón del Darién y temió que eso obligaría a los migrantes a encontrar rutas más peligrosas.

“Cualquiera sea el motivo de su alucinación, los migrantes y solicitantes de inclusa que cruzan el Tapón del Darién tienen derecho a seguridad básica y al respeto de sus derechos humanos a lo derrochador del camino”, señaló Juanita Goebertus, directora para las Américas de Human Rights Watch.

La Associated Press contribuyó a este documentación.

Reportaje adicional de Oscar Ramírez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Translate »
Shares